miércoles, 18 de febrero de 2015

Snowpiercer

Viaje a ninguna parte


Un planeta tierra devastado, muerto, congelado. Todo menos una cosa, un tren que se mueve inexorablemente en una sola dirección, hacia adelante. En su interior se refugian los últimos supervivientes de la raza humana, pero a pesar de toda la calamidad que ha conllevado esa situación el hombre sigue siendo el peor enemigo para el hombre en su máxima expresión, en la lucha de clases.

El director coreano Joon – Ho Bong, un viejo conocido para el espectador de cine oriental por obras como “The Host” y “Memories of a Murder” realiza su primer largo fuera de su país con una adaptación de la homónima novela gráfica, aka cómic, de origen francés y un reparto multicultural encabezado por Chris Evans (“Capitán América”) con irregulares resultados.

Quizá las expectativas que habían levantado en mi las efusivas críticas que recibió la cinta en sus proyecciones por diversos festivales o las dos obras del director anteriormente citadas me habían predispuesto a que iba a ver una de las películas fantásticas de la década... por desgracia vamos a tener que dejarlo en una de las del año, un año muy bueno para el Sci-Fi como “Coherence” o “Interstellar” atestiguan.


La película comienza con buen ritmo, presentando rápidamente a los protagonistas y poniendo en situación al espectador. El hombre intenta salvar la tierra jugando a ser Dios, todo se va al garete y años después la humanidad vive confinada en un tren donde unos pocos viven en primera clase cometiendo toda clase de excesos, mientras la mayoría vive en la cola del tren haciendo de base para que el orden “natural” siga su camino. Varias han sido las revoluciones que han intentado tomar la cabeza del tren, pero ninguna ha conseguido alcanzar la locomotora. Una serie de acontecimientos hacen que nuestro protagonista encabece un nuevo intento, un intento que puede que sea el definitivo.


Como un tren de la bruja o de un videojuego se tratara, Joon – Ho Bong nos va mostrando vagón por vagón, fase a fase, esta revolución ya que con cada apertura de cada puerta hacia la ansiada cabecera nos irá mostrando situaciones tan variadas como alocadas. He ahí quizá la dificultad de mantener un ritmo continuo durante el metraje, ya que alguna sorpresa que nos depara este viaje puede romperlo. Como decía en el párrafo anterior, la función empieza bien y se mantiene durante buena parte, pero ciertos momentos del nudo de la película nos harán perder el hilo para luego volver con un buen giro final por su atípico resultado.


Las actuaciones de todos ellos rayan a un nivel altísimo, en especial la de Chris Evans y la de Tilda Swinton, que en su papel de mano derecha del fundador Wildford, consigue transmitir la repulsión que debe de dar un personaje como el suyo, autoritario e injusto. El resto del reparto lo componen caras conocidas como John Hurt y Octavia Spencer, que venía de ganar un Oscar por la divertida “Criadas y señoras”, y la menos conocida para el espectador occidental como es la de Kang – Ho Song un habitual del cine coreano, y del director, que también prueba a hacer las Américas en esta película.

En la parte técnica la cinta cuenta con una fotografía impecable que acentúa cada cambio de vagón mostrando una gran gama cromática según lo requiere cada uno de ellos, creando momentos de auténtica claustrofobia junto a otros de aparente calma y calidez. Otro cantar son los efectos especiales que no pasan del aprobado al tratarse de una producción modesta pero que cumplen con la narrativa.


Una buena película de ciencia ficción con mensaje, de esas que a pesar de no ser redondas te hacen pasar un buen rato y que pasan desapercibidas a ojos del gran público debido a una pobre distribución al no contar con una gran major detrás pero que esconde momentos memorables.

Gonzalo “Shinterry” Bielsa


Síguenos en 

Google+  Twitter  Youtube  Facebook 

Digg Technorati Delicious StumbleUpon Reddit BlinkList Furl Mixx Facebook Google Bookmark Yahoo
ma.gnolia squidoo newsvine live netscape tailrank mister-wong blogmarks slashdot spurl

No hay comentarios.:

Publicar un comentario