martes, 25 de agosto de 2015

Dying Light


Tras el éxito cosechado con Dead Island, la desarrolladora Techland sigue con el mundo zombie para traernos un nuevo juego cooperativo para la nueva generación que, lejos de asemejarse a otros títulos de la misma temática, posee un carácter propio que combina de forma magistral un universo sandbox, toques de RPG y grandes dosis de frenético parkour que hará las delicias de los mas exigentes con Dying Light.

El argumento nos sitúa en la piel de un experimentado soldado destinado en oriente medio con la misión de rescatar a un político local. La trama se irá enrredando conforme entramos en contacto con grupos paramilitares y asentamientos de supervivientes en la zona, quienes nos proporcionarán misiones o lucharán contra nosotros por la supervivencia en una ciudad infestada de zombis.


El enorme mapeado nos obligará a hacer uso de las habilidades atléticas del protagonista para movernos con sigilo y astucia ocultos en las sombras o saltando de azotea en azotea al más puro estilo de la saga de “asesinos y templarios” si queremos mantenernos vivos y cumplir con la gran diversidad de misiones secundarias de las que consta el título y que nos distraerán durante gran parte de la aventura, construyendo trampas, salvando personajes clave, recolectando recursos o mejorando el inventario, lo cual nos servirá para subir de nivel y acumular experiencia y nuevas habilidades.

Pero como en todo título de zombis, aquí los protagonistas son los no-muertos, que en esta ocasión son bastante más peligrosos de lo habitual, y una situación con un grupo de 5 de nuestros putrefactos amigos puede acabar muy mal si no hemos planeado bien nuestro plan de acción.

 

Y es que en el basto mapeado que nos ha preparado Techland abundan gran cantidad de criaturas diferentes. Podemos encontrar gigantes mutados con mazas que acabarán con nosotros y nuestros amigos en un instante o demoledores que embisten como toros y nos perseguirán por el mapeado; aunque los que más miedo suscitan al jugar son los coléricos, zombies con unas grandes capacidades atléticas que patrullarán la ciudad por las noches, dándonos caza como a un animal indefenso. Hay que tener especial cuidado con quienes aún no han mutado del todo, ya que poseen las suficientes habilidades para saltar y trepar tras nosotros, complicándonos aún más la vida. Como podemos ver, todo gira en torno a crear una situación de supervivencia agobiante, lo que se acentúa aún mas si jugamos en los ciclos nocturnos del juego.

En cuanto a materia gráfica, nos encontramos con un juego creado para la “next-gen”, con unas texturas muy logradas y una gran diversidad de modelados de personajes que hacen difícil ver dos zombis similares, además de una gran profundidad de visionado con muy pocos problemas de “popping”, un logro muy a tener en cuenta en un sandbox. Aunque el punto más logrado gráficamente es la iluminación, el uso y tratamiento de la luz natural del sol y las partículas, que entran en pleno contraste con los entornos nocturnos y que dejan estampas realmente logradas a nivel de realismo.

Si a todo esto, le sumamos la posibilidad de poder jugarlo en cooperativo con amigos online, y el excelente tratamiento y orientación de algunas misiones hacia la colaboración en multijugador, nos da como resultado un juegazo notable, que a pesar de tener una trama principal algo corta y con algunas misiones repetitivas, gana grandes enteros con las secundarias y poder jugarlas con amigos. 


¡¡¡A acabar con la oleada zombie toca!!!

Alberto García Montesdeoca



Síguenos en 

Google+  Twitter  Youtube  Facebook 

Digg Technorati Delicious StumbleUpon Reddit BlinkList Furl Mixx Facebook Google Bookmark Yahoo
ma.gnolia squidoo newsvine live netscape tailrank mister-wong blogmarks slashdot spurl

No hay comentarios.:

Publicar un comentario