miércoles, 30 de septiembre de 2015

Avengers: Era de Ultrón


Joss Whedon vuelve a reunir en pantalla al grupo más conocido de superhéroes de Marvel en una nueva aventura con aún más acción y más personajes que la primera, llega “Los Vengadores: La Era de Ultrón”.

La historia comienza en plena misión de los Vengadores en busca del bastón de Loki, donde desde un principio ya se nos presenta un plantel de héroes mucho más compenetrados que en la primera película, donde conocen la existencia de otros seres con habilidades sobrenaturales. 

Tras lograr su objetivo y antes de la celebración con el grupo, Tony Stark (Iron Man) y el profesor Bunner (Hulk), realizan un experimento a espaldas de sus compañeros para dotar de inteligencia y consciencia a un robot de combate inanimado, Ultrón. Esto trae unas consecuencias inesperadas al volverse su nueva creación contra los vengadores y la humanidad, trayendo consigo además una lucha de ideales y egos dentro del grupo de héroes, con la que tendrán que lidiar a lo largo de su pelea contra Ultrón y su ejército de robots que intentan acabar con el mundo.


La película está plagada de momentos de acción y escenas de batallas que bañan los 141minutos que dura y en donde, a pesar de los logradísimos efectos especiales y visuales que despliegan las luchas de los vengadores, puede llegar a parecer que algunas peleas están de más, o se han extendido en demasía sin sentido, sacándolas un poco del guión principal de la trama.

Con un despliegue nunca visto de superhéroes en pantalla, los hilos argumentales de los personajes ya conocidos se mezclan con nuevas apariciones que prometen aumentar de peso en la historia de las próximas entregas de Marvel, como es el papel del nuevo personaje “Visión”. El universo Marvel va estrechando lazos y tejiéndose a sí mismo para dar como colofón una única historia que empieza a aglutinar desde este film a todos sus personajes.

Argumentalmente entretenida, “La era de Ultrón” tiene que luchar contra la calidad de la primera película de los vengadores, donde pierde en profundidad y carisma, a pesar de que el enfrentamiento entre “los dos líderes” de los vengadores no está carente de atractivo y engancha, y los constantes guiños de humor entre personajes en la película dotan de carisma a unos héroes que van cerrando y acentuando cada vez más los lazos afectivos entre sí, siendo la película de Marvel quizás “más sentimental” hasta el momento.


En resumen, una película con grandes momentos de humor y acción, bañada en unos efectos especiales que nos dejarán con la boca abierta, que si bien puede pecar de momentos inconexos y repetitivos en su argumento, dando lugar a un metraje que si bien no consigue superar a la primera parte y que sirve como tránsito para el colofón que prepara Marvel, donde todo parece indicar que unirá las historias de todas las películas de superhéroes de su marca en un final apoteósico con un único enemigo en común, el cuál no podréis ver ni entender sin antes disfrutar de “La Era de Ultrón”.


Alberto G. M.

Síguenos en 

Google+  Twitter  Youtube  Facebook 

Digg Technorati Delicious StumbleUpon Reddit BlinkList Furl Mixx Facebook Google Bookmark Yahoo
ma.gnolia squidoo newsvine live netscape tailrank mister-wong blogmarks slashdot spurl

martes, 22 de septiembre de 2015

Chappie


De las manos de Neill Blomkamp nos llega “chappie”, un título en el que  el director nos trae una historia situada en un futuro próximo, donde la robótica y los avances tecnológicos se abren paso en la seguridad ciudadana a la par que chocan con conceptos ideológicos sobre la evolución; entremezclando crítica social con conceptos más profundos como el despertar de la conciencia, la influencia y la propia identidad del ser, de lo que nos hace únicos. El director vuelve a tratar los análisis de la sociedad real en un film de ciencia ficción en el que nos presenta a un entrañable personaje, el robot Chappie, quien absorberá por completo el protagonismo de la cinta a pesar de incluir grandes actores en su reparto como Hugh Jackman.

Nos situamos en Johannesburgo, en un tiempo en el que la robótica y los inventos tecnológicos de una empresa de seguridad ha llevado a que el cuerpo de policía esté formado casi en su totalidad por androides de seguridad, quienes se enfrentan a las pandillas y guerrillas locales y han disminuido la tasa de criminalidad de la ciudad a cifras record.


Uno de estos robots, averiado en combate y declarado como “desechable e inservible”, le cambiará la vida a Dean, su creador (Dev Patel), quien decide implantarle, aún en contra de la opinión de sus jefes, un nuevo software capaz de dotar al robot de inteligencia y conciencia propia, diferenciándolo del resto de droides policía autómatas y atribuyéndole una personalidad única. Pero lo que Dean no esperaba era que su nuevo prototipo fuera robado por una pandilla de delincuentes en apuros. El robot despierta, asustado y desconcertado, rodeado por su creador y un grupo de delincuentes que discuten y quienes pasarán a ser su futura familia. Desde ese momento, su creador se da cuenta que ha creado un ser mecánico con la conciencia e inteligencia de un niño, un niño al que hay que enseñar, educar y formar desde cero su temprana e inocente conciencia. 

Desde este punto del film comienza a tomar forma y desarrollarse la personalidad de un entrañable personaje con el que crearemos un especial vínculo de empatía desde el inicio, quien, envuelto en un conflicto moralista entre las diferentes intenciones de su creador y su nueva familia de delincuentes. A su vez, Chappie ha de hacer frente a una amenaza mayor, su antagonista y detractor filosófico de la idea de que pueda existir un ente robótico con personalidad propia y enemigo a la vez de Dean, y que intentará acabar con todos, consiguiendo unir al grupo en un final emotivo, inesperado y trascendental.



El director de films como “Distrito 9” o “Elysium” no abandona la idea de reflejar críticas a la sociedad y al pensamiento global, intentando concienciar con “Chappie” sobre la importancia de la influencia y la educación. Con esta película afronta temas como la trascendencia del alma y de la propia identidad, lo que nos hará pensar a más de uno en una historia que quizás pueda pecar de querer profundizar en demasiadas ideas, pero que disfrutaremos de principio a fin sin dejar a nadie indiferente con el inesperado final de nuestro nuevo y entrañable amigo metálico.

Alberto G.M.

Síguenos en 

Google+  Twitter  Youtube  Facebook 

Digg Technorati Delicious StumbleUpon Reddit BlinkList Furl Mixx Facebook Google Bookmark Yahoo
ma.gnolia squidoo newsvine live netscape tailrank mister-wong blogmarks slashdot spurl