jueves, 6 de octubre de 2016

Revenant: El Renacido


Vuelve Leonardo DiCaprio en su última película, El Renacido, interpretando el papel de Hugh Glass, un superviviente nato, que no tendrá toda la suerte de su lado teniendo que afrontar situaciones extremas en su periplo por el frío noroeste norteamericano.

El Renacido, (The Revenant ), dirigida por Alejandro González Iñárritu, nos cuenta la historia del personaje histórico Hugh Glass, quien fue un experto explorador y cazador, durante mitad del siglo XIX y que además sirvió como fuente de inspiración para el escritor Michael punke, que escribió la novela The Revenant: A Novel of Revenge.

Este valiente explorador es contratado por una compañía cazadora de pieles para que los guíe y proteja durante el viaje, ya que hay un peligro mayor que la madre naturaleza; los Indios Arikara. Durante el duro viaje, Hugh será atacado por un enorme oso y es aquí donde comienza la agonía del personaje, la cual el director ha sabido trasladar al espectador.

Nos encontramos ante una película de unas 2 horas y media de duración y en la que los diálogos no abundan, algo que puede hacernos pensar que va a ser bastante aburrida. Lo cierto es que muchas escenas, como por ejemplo las partes en las que vemos como el protagonista lucha por sobrevivir solo después de haber sido abandonado, podrían haberse reducido, pero entonces el film no lograría su objetivo; hacer que el espectador se ponga en la piel de Hugh y se pregunte, “vaya ¿qué haría yo en su lugar?” u “ojalá nunca me toque estar en su piel.” Si estas escenas se hubiesen acortado, la intensidad con la que el espectador podría empatizar con el protagonista se reduciría de manera considerable. 


Encontramos bastantes escenas de lucha y violencia que son realmente crudas, reflejando perfectamente la crueldad y los peligros de la época, la pelea contra el oso increíblemente dura e impresionante.

Aparte del enorme logro de supervivencia de Hugh, también se trata en la película (y de manera mucho más leve) el tema del colonialismo europeo en América del norte. Si bien al inicio de la película podemos pensar “hay que ver con los Indios, son unos salvajes sin alma”, a medida que avanza la trama iremos viendo que quizás no sean realmente los Arikara los malos, ya que el invasor real son los europeos que han devastados sus tierras, cultivos y ganado. Es por ello que, aunque de manera un tanto leve, el film nos deja ver las dos caras de la misma moneda, algo que no ha estado nada mal y podría haber estado aún mejor si se hubiese profundizado en este tema un poco más.

Debemos destacar que aunque el largometraje tiene su historia como hemos comentado, esta no tiene mucha profundidad y no va mucho más allá de cómo nuestro protagonista consigue sobrevivir tras el ataque hasta que logra vengarse de cierto personaje de la compañía que no lo ha tratado especialmente bien ni a él ni a su hijo.

La rudeza de las peleas se agravan por un clima extremo en el que las heridas de guerra no son fáciles de curar, o al menos no deberían  ser fáciles, y digo esto porque gran parte de la película son tomas en las que vemos la evolución de la salud de Hugh tras ser atacado por el oso, que mejora realmente rápido para la cantidad de heridas graves que tenía, siendo mucha de ellas mortales. Quizás sea este punto el que hace flaquear un poco la credibilidad de la historia, ya que nos resulta imposible creer que alguien en semejante clima y circunstancia sea capaz de sobrevivir prácticamente solo por muy fuerte que sea.


En resumen podemos decir que es una película que aun teniendo poca trama y argumento, te hace reflexionar sobre la dureza de los trabajos de antaño y el clima de violencia que se vivía en el pasado bajo la ley del más fuerte y el sálvese quien pueda en el entorno colonial.


Jose Manuel Lerma Martín


Síguenos en 

Google+  Twitter  Youtube  Facebook 

Digg Technorati Delicious StumbleUpon Reddit BlinkList Furl Mixx Facebook Google Bookmark Yahoo
ma.gnolia squidoo newsvine live netscape tailrank mister-wong blogmarks slashdot spurl

No hay comentarios.:

Publicar un comentario