martes, 24 de enero de 2017

Dragon Quest VIII


El 2006 estuvo marcado por el lanzamiento de Playstation 3. Sin embargo antes de que esta estuviera en los hogares de unos cuantos afortunados, apareció por fin, después de 2 años de espera, apareció Dragon Quest VIII: El periplo del Rey Maldito, la continuación de la saga de videojuegos más famosa en toda Japón, pero que recién se estrenaba en nuestro país por primera vez en su historia.

Durante los 10 años posteriores a esto, hemos visto cómo se han ido lanzando poco a poco muchos títulos de la saga en las consolas portátiles de Nintendo, como por ejemplo Dragon Quest VII, del que os hablé no hace mucho en este blog y que todavía era inédito en España. Ahora con la octava entrega de nuevo en nuestras manos para las consolas de la familia 3DS, podemos comprobar por que hace una década se creo tanta expectación antes este título.

En esta ocasión el juego nos narra la historia de un personaje sin nombre, apodado "Héroe", que vivía en la ciudad de Trodain plácidamente hasta que el malvado mago Dhoulmagus irrumpió en la ciudad para robar un cetro muy poderoso, y con el convirtió a todo el mundo en planta, al Rey Trode quien transforma en sapo y a su hija Medea en yegua. Todo acabaron convertidos según la voluntad de Dhoulmagus excepto nuestro "Héroe", que por algún motivo, ha quedado indemne del sortilegio. Nuestra aventura estará encabezada en encontrar a el siniestro mago para revertir el hechizo. En el camino encontraremos a Yangus, Jessica y Angelo, los personajes originales y a otros dos nuevos añadidos para esta versión: Rubí y Morrie, este último opcional y de difícil acceso, ya que tendremos que finalizar la arena de monstruos para ello, una misión cuanto menos que titánica, aunque el esfuerzo quizás merezca la pena ya que quizás es el personaje más poderoso de todos.


El juego se mantiene casi intacto exceptuando la inclusión de los personajes nuevos y alguna que otra misión, aunque ahora las batallas aleatorias han sido eliminados y veremos a los enemigos en pantalla, algo que es de agradecer teniendo en cuenta que la asiduidad de los combates en esta saga son muy altos aunque no innecesarios, puesto que los jefes exigen un nivel muy alto y necesitaras conseguir mucha experiencia para superarlos, combatiendo muuuuchas veces con lo típicos monstruos en la mazmorra de turno. Aunque para esto Square ha puesto solución incluyendo la opción de acelerar las batallas, dejando a un lado el "tedioso" estilo Dragon Quest de turno por turno lento.

Que se mantenga casi igual que el juego original no es algo negativo, en absoluto, ya que el juego en todos sus apartados es magnífico: la banda sonora es genial, los personajes están muy bien caracterizados, las batallas son divertidas y con un nivel de exigencia alto, la creación de objetos a través del pote de alquimia sigue siendo profunda aunque ahora más rápida, y el mundo sigue siendo igual de atractivo. Aunque el tirón de orejas quizás venga en el apartado gráfico pues el juego no viene en 3D que es la característica principal de las consolas 3DS, y la calidad de las texturas son más bajas que las del juego original y se aprecia un popping en el mapa abierto desagradable y que empaña un poco el aspecto general cuando estamos viajando.


Por lo demás el título sigue siendo tan divertido como entonces, y pese a que esta versión es gráficamente inferior a la de Playstation 2, ofrece más de 100 horas de batallas e historia repartidas por un impresionante mundo repleto de secretos, y mantiene un carisma que solo el maestro Akira Toriyama podría ofrecer. 

Ivelias Zero

Síguenos en

Google+  Twitter  Youtube  Facebook 

Digg Technorati Delicious StumbleUpon Reddit BlinkList Furl Mixx Facebook Google Bookmark Yahoo
ma.gnolia squidoo newsvine live netscape tailrank mister-wong blogmarks slashdot spurl

No hay comentarios.:

Publicar un comentario