lunes, 27 de febrero de 2017

Abzû


El panorama indie vive sus mejores momentos en esta industria del videojuego estancada en publicar refritos HD, nuevas entregas de sagas casi jurásicas y no arriesgar con nuevas IPs. Son estos pequeños estudios los que más arriesgan sacando productos y experiencias jugables diferentes aunque no todas las veces son tan buenas como prometen… pero no es el caso de Abzû.

Con una estética y planteamiento bastante similar a Journey (experiencia única que ningún gamer con buen gusto en aventuras pausadas y con sentimiento debe perderse), no tuve la menor duda de que iba a ser algo que no quería perderme por nada y me lancé a comprarlo el mismo día que salía a la venta.

En cuanto al argumento, es mejor no comentaros nada para no destriparos algo de la historia. Solo imaginaros en el fondo del mar, disfrutando de esa paz y recolectando nuevas clases de fauna y todo esto acompañado de una amenaza constante. Me pasa con este tipo de experiencias tan cortas (unas dos horas la primera partida si vais más o menos directos, aunque es rejugable para sacar todos los coleccionables) que no se como explicar el argumento sin caer en el spoiler.  Aun así, Abzû es más que un argumento.. son todas esas sensaciones que te transmite.


Sobre la jugabilidad, nos encontramos de repente metidos en el agua sin ninguna muestra de tutorial de los controles básicos del juego… pero es tan orgánico que en dos minutos ya te has hecho a ellos. Inspeccionar el fondo marino rodeado de fauna y corales, nadar con ballenas, resolver pequeños puzles muy intuitivos… mecánicas sencillas pero que funcionan a la perfección.

Sobre el apartado gráfico, Abzû no es una bestia técnica ni pretende serlo. Gráficos cell-shading y mucho color es lo que nos vamos a encontrar en nuestras pantallas. Desde el primer momento, entra por los ojos y empiezas a disfrutar de la experiencia sin importar nada más y eso es primordial en una época en la que parece que lo único que importa es la resolución de un producto o la tasa de fps.

En el apartado sonoro, la OST viene a mano de Austin Wintory (Journey, The Banner Saga, Assassin´s Creed: Syndicate, etc.) y como siempre es un trabajo sublime. Gran parte de la belleza de este título radica en el buen acompañamiento sonoro que tiene toda la aventura, haciendo este tipo de experiencias únicas. Temas como “Balaenoptera musculus”, “Delphinus Delphis” o “Ichthyosaurus Communis” los llevo escuchando más de una semana a diario en momentos de mi día a día.

En conclusión, Abzû es una experiencia preciosa aunque no apta para todos los jugadores. Si buscas acción a raudales, no vas a encontrar esas características en este título. Si quieres algo pausado, que te haga sentir y desconectar de todo durante un rato no dudes un momento y lánzate de lleno a vivirlo. Recomiendo, como hago siempre con Journey, jugarlo con unos buenos cascos y cuando tengáis un momento de relax y nadie vaya a molestaros (yo apagué el teléfono móvil y la luz, me puse los cascos y me dejé llevar… y es muy disfrutable).


Lo mejor: las sensaciones que transmite, la banda sonora, el diseño.

Lo peor: la duración, el modo de contar la historia.

Nota: 8 / 10


Manu Valero
Síguenos en

Google+  Twitter  Youtube  Facebook 

Digg Technorati Delicious StumbleUpon Reddit BlinkList Furl Mixx Facebook Google Bookmark Yahoo
ma.gnolia squidoo newsvine live netscape tailrank mister-wong blogmarks slashdot spurl

No hay comentarios.:

Publicar un comentario