miércoles, 26 de abril de 2017

Pokémon Sol y Luna


Increíbles criaturas con un poder descomunal esperando en cápsulas esféricas que conviven con los humanos día a día y se enfrentan en espectaculares combates, hablamos de Pokémon. Parece mentira pero ya han pasado veinte años desde el nacimiento de una de las mayores franquicias que conoce el mundo de los videojuegos y el paso del tiempo le ha sentado muy bien a Pokémon Sol y Luna, la nueva entrega de la serie.  

Mientras Pokémon Sol transcurre a la misma hora que tengamos configurada en la consola, la versión Luna lo hace con doce horas de diferencia. Además de esto, cada versión cuenta con criaturas exclusivas para cada versión y algunas leves diferencias en algunas pruebas a través del Recorrido Insular. Por lo demás siguen una historia muy similar y estamos ante prácticamente un mismo juego, con dos versiones a elección del consumidor.
Región de Alola. Por fin una integración casi perfecta entre jugador, pokémon y protagonista. El archipiélago formado por cinco islas nos demuestra nada más comenzar que estamos antes grandes cambios en el juego respecto a todos los anteriores y cualquiera que haya jugado a otros juegos Pokémon se percatará en la primera media hora de juego. En la Región de Alola la naturalidad con la que conviven las criaturas con los humanos me hace pensar que antes las cosas no estaban bien planteadas. En Kanto o Johto todo era mucho más artificial, ahora los pokémon forman parte de la vida del juego y de la historia, no son simples criaturas con gran incisión en el juego, pero que solo estaban para batallar y aparecer en la hierba alta. Ahora te los encuentras en casas, paseando por la ciudad, pidiendo limosna, y todo ello ayuda en gran parte a que nos sumerjamos en la atmósfera del videojuego. Comenzar en una nueva región implica siempre nuevos Pokémons y bajo mi gusto, se ha elegido muy bien en el diseño de los nuevos monstruos, que son muy acordes a lo que esperamos mientras transcurrimos las islas tropicales.

En este juego encontraremos "Formas Alola", que no son otra cosa que mutaciones de clásicos como lo son Meowth o Grimer y que nos cuentan, son debidas a la mutación durante la adaptación de las especies a un clima totalmente distinto a lo visto en los anteriores 20 años. Este cambio ha molestado a gran parte de la comunidad que piensa que los esfuerzos deberían haberse empleado en crear nuevas e interesantes criaturas, yo estoy en parte de acuerdo con ellos, aunque después de pasar el juego reconozco que no le ha sentado nada mal la perspectiva que le da al juego las Formas Alola.

Increíble es como defino la historia y cómo se implementa en el juego. Pokémon estaba muy desgastado para mí, todo estaba ya muy visto y jugado, pero con esta entrega me he vuelto a ver viciado como lo estuve hace muchos años a Pokémon Amarillo con nuestro Pikachu siguiéndonos a todas partes. Como ya he mencionado unas líneas más arriba, nos encontramos ante un recorrido insular, un sistema mucho más dinámico que el estructurado sistema tan típico de los gimnasios y la Liga Pokémon. Esta forma de llevar la historia permite que los personajes por fin puedan desarrollarse como es debido, ahora nos interesa mucho más que nos están contando y no solo capturar y capturar, subir de nivel, conseguir medallas y pasar el juego. Un detalle, ya no nos preguntan nuestro sexo al comenzar la aventura, sino que elegimos un avatar y además nuestra madre nos preguntará quién nos gusta, sin asumir nuestra tendencia sexual. La historia no comienza como siempre eligiendo pokémon, sino que nos presenta a los personajes principales, algunas criaturas singulares, las costumbres de nuestra isla, todo tiene más trasfondo ahora, lo que aporta solidez al argumento. También hay muchas referencias a juegos pasados, como que al iniciar la aventura y leer el "bocadillo" que se origina al pulsar sobre la televisión del cuarto de nuestro protagonista coincide casi completo al que encontrábamos en las primeras entregas de Pokémon o que el famoso puente lleno de entrenadores que encontramos en la primera entrega pokémon, vuelva a estar presente en el juego y no solo eso, ¡tienen exactamente los mismos pokémons!

El juego ha sido dotado de una cantidad considerable de misiones secundarias que encontraremos a lo largo de la aventura, desde capturar un pokémon determinado, reunir ingredientes para recetas, derrotar a entrenadores de manera puntual, etc.
Bajo el aspecto técnico del juego se ha vivido un salto gráfico importante y la consola es llevada a su límite en Pokémon Sol y Luna, tanto es así, que a veces vivimos bajadas de framerate que se hacen molestas, algo que debería estar mejor optimizado antes de lanzar el juego. El 3D se ha eliminado casi por completo porque dejaba sensación de mapa vacío y aún así encontramos el problema citado de los FPS, sobretodo en combates dobles y pokémons que cuentan con efectos más especiales, además las pantallas de carga son bastante más largas de lo que debería.
Los modelados de los personajes de Sol y Luna barren hacia el anime y con ello logran dotar mucha expresividad en ellos. Junto a esto, las cinemáticas y los cambios de cámara que se producen en los diálogos otorgan al juego mayor sensación de inmersión. También se ha cuidado mucho la iluminación jugando con el día y la noche y tratando que nos sea igual de cómodo jugar de noche o de día, bajo mi gusto, lo han conseguido. El mapa cuenta con espacios más amplios que antes y cambios de texturas más suaves. La hierba alta está mucho más conseguida, no parece un trozo pegado al suelo como parecía a menudo, está mejor integrada, al igual que otros elementos como el cielo, las rocas, los objetos destruibles, etc.
La interfaz tiene cosas que me recuerdan un poco a Yokai-Watch, quizás por el mapa en la parte inferior muy similar en ambos juegos. Menú y pantalla de datos renovada por completo y se me hizo raro pero ahora me gusta más que la anterior. Los entrenadores aparecen también detrás de cada pokémon durante cada combate, algo lógico pero que parecía que jamás iban a implementar.



En conclusión, Pokémon Sol y Luna es el juego que esperábamos los fans de la saga y seguro que al igual que a mi, no te va a decepcionar en nada. Es el mejor juego de la saga, respetando a las benditas primeras entregas, y concluye con casi perfección lo que muchas entregas han intentado a lo largo de estos 20 años. Si todavía no lo has hecho, ya estás tardando en pillar este juego y ¡disfrutar de él!
Jesús Castaño

Síguenos en

Google+  Twitter  Youtube  Facebook 

Digg Technorati Delicious StumbleUpon Reddit BlinkList Furl Mixx Facebook Google Bookmark Yahoo
ma.gnolia squidoo newsvine live netscape tailrank mister-wong blogmarks slashdot spurl

No hay comentarios.:

Publicar un comentario